Mercado motor
alt-text     alt-text     alt-text   
  

Oscar - Mercado Motor - 10/07/2017 -

10 de los mejores Ferrari de la historia

alt-text

Ferrari es una de esas marcas que siempre ha tenido un aura especial a su alrededor. Nacida de la competición, siempre ha sido sinónimo de deportividad y lleva más de medio siglo haciendo coches de altas prestaciones. La marca de Maranello, la firma del cavallino rampante, en definitiva un fabricante italiano que siempre ha tratado de cumplir sus sueños y los de otros.

 

Aunque son muchos los modelos icónicos que han fabricado, a continuación hemos intentado recopilar 10 de los mejores Ferrari de la historia. No es una clasificación, sino que están ordenados cronológicamente desde el pasado hasta el presente. Si crees que algún otro modelo debería entrar en la lista no dudes en comentarlo

 

Ferrari 166 MM (1948)

El Ferrari 166 MM es uno de los primeros modelos que fabricó la firma del cavallino rampante. Fue lanzado en 1948 y deriva del Ferrari 125 Sport, primer prototipo de la marca. Toma su nombre de la Mille Miglia, una competición en la que triunfaría posteriormente durante varios años.

Este modelo destacaba por su ligereza y dinamismo y llevaba un motor V12 en posición delantera con 140 CV y conseguía superar los 200 km/h. También hubo una variante de producción conocida como 166 Inter.

Ferrari 250 GT California Spyder (1958)

El Ferrari 250 fue uno de los modelos que más ha aportado a la historia de Ferrari. El deportivo lanzado en la década de los 50 tuvo un gran éxito y también dio pie a que salieran bastantes versiones. El Ferrari 250 GT California Spyder es una reinterpretación decapotable hecha por Scaglietti del 250 GT.

Hubo dos versiones, del LWB (Long Wheelbase) con una distancia entre ejes de 2,6 metros, se hicieron unas 50 unidades entre 1958 y 1960. El SWB (Short Wheelbase)que tenemos en la imagen tenía una batalla de 2,4 metros y se hicieron unas 55 unidades entre 190 y 1962. Ambos son dos joyas con motor V12 muy valoradas actualmente.

Ferrari 250 GTO (1962)

El Ferrari 250 GTO son palabras mayores, para muchos el mejor de la historia, se ha convertido en el coche más caro del mundo varias veces en subasta. Se fabricó en 1962 para competir en la 24 Horas de Le Mans y solamente se produjeron 36 unidades, de ahí su precio desorbitado, que ha llegado a superar los 30 millones de euros.

Este Gran Turismo Omologata fue una referencia en competición en su época, recibía el mismo motor que el 250 Testa Rossa (que bien podría estar en esta lista), un V12 de 3.0 litros que desarrollaba 300 CV. Su estructura era la misma que la del 250 GT SWB, del que deriva

Ferrari 275 GTB/4 (1966)

El Ferrari 275 llegó en 1964 para sustituir al exitoso Ferrari 250 del que ya hemos hablado. En los primeros años se comercializaron las versiones Two-cam (doble árbol de levas) y más adelante llegaron los Four-Cam (con cuatro árboles de levas). A estos últimos pertenecía el Ferrari 275 GTB/4, que contaba con una silueta muy estilizada gracias al largo capó y las suaves líneas de la carrocería.

Llevaba un motor V12 de 3.3 litros con 300 CV y solamente se hicieron 280 unidadesSteve McQueentuvo uno y de él salió la versión descapotable 275 GTB/4 NART Spider, muy valorada por su exclusividad.

Ferrari Dino 246 GT (1969)

La historia del Ferrari Dino es una de las más famosas dentro de la marca italiana. Alfredo (Alfredino-Dino) Ferrari era el único hijo legítimo de Enzo Ferrari y estaba llamado a heredar su imperio, pero debido a la distrofia muscular murió a los 24 años. No vivió lo suficiente para ver al Ferrari Dino 246 GT, coche que lleva su nombre y que se empleó para los ejemplares con motores de menos de doce cilindros.

Deriva del Dino 206 GT de 1967, aunque esta versión era más avanzada y montaba un motor V6 de 2.4 litros con 195 CV. Fue un coche que se produjo bastante, aunque tiene ediciones tan exclusivas como el 246 GTS.

Ferrari 288 GTO (1984)

El Ferrari 288 GTO fue el segundo modelo en llevar las siglas Gran Turismo Omologata tras el 250 GTO. Se trataba de uno de los primeros ‘superdeportivos’ que aparecía en la década de los 80 y el más rápido del momento. Aunque su nombre nos despiste, se trata de una versión especial del 308 GTB destinada a la competición, concretamente para conseguir la homologación para el Grupo B.

Debido a la alta demanda se hicieron 272 unidades (todas pintadas en rojo) de este ejemplar con motor V8 biturbo de 2.8 litros (no de 3.0 litros como el 308 GTB) con 400 CV. Le sirvió para ser el primer coche de producción en superar los 300 km/h.

Ferrari Testarossa (1984)

Aunque el Ferrari Testarrosa haya sido uno de los modelos más producidos de la marca del cavallino, se merece un hueco en la lista por su influencia. Sustituía al anterior Ferrari 512 BB (Berlinetta Boxer), pero era una opción más lógica y controlable. Este llevaba un motor V12 de 4.9 litros con 390 CV y contaba con una aerodinámica muy trabajada que hacía que no fuera necesario alerón.

Los Testarrossa Monospecchio con un solo retrovisor en el lado del conductor son los más codiciados hoy en día. Uno de los ejemplares más famosos es el blanco que aparecía en Miami Vice y que encabeza este apartado.

Ferrari F40 (1987)

El Ferrari F40 es sin duda uno de los más emblemáticos. Salía en el 40 aniversario de la marca de Maranello con la finalidad de plantarle cara al Porsche 959, aunque sin ninguna concesión al lujo. El F40 es un deportivo muy extremo, sin apenas ayudas a la conducción (sin ABS ni control de tracción), con lo extrictamente necesario para correr.

Llevaba un motor V8 de 2.9 litros (evolución del del 288 GTO) sobrealimentado por dos turbocompresores de la marca IHI, que desarrolla 478 CV. Toda una bestia que acelera de 0 a 100 km/h en 3,5 segundos. Se hicieron 1.311 unidades (también todas en rojo), algunas de ellas versiones de competición bajo la denominación LM.

Ferrari Enzo (2002)

Ferrari comenzaba el siglo XXI con un espectacular superdeportivo. En 2002 llegaba el Ferrari Enzo, un modelo que llevaba el nombre del fundador de la marca y que pretendía ser el mejor. Seguía la estela de otros como el 288 GTO o el F40, la exitosa fórmula del motor V12 (de 6.0 litros) en posición central-trasera, un peso ligero y muchas sensaciones. No tardó en convertirse en uno de los referentes de la década.

Destacaba por una estética de lo más llamativa y también por su avanzada tecnología, tomada de la competición. Contaba con una caja de cambios secuencial F1 y discos de freno de carbono de serie. Incluso el piloto Michael Schumacher estuvo involucrado en su desarrollo y puesta a punto. Solamente se hicieron 400 unidades y después tuvo una variante solo para circuito, el Ferrari FXX.

Ferrari LaFerrari (2013)

El Ferrari LaFerrari ha sido el último superdeportivo que ha llegado de la firma de Maranello. Se trata de un sucesor del Ferrari Enzo y por lo tanto mantiene su filosofía intacta. Aunque venía con novedades, pues se trató del primer vehículo híbrido de la marca, con el sistema HY-KERS tomado de la Fórmula 1. Los motores eléctricos se unen al potente motor V12 de 6.3 litros para obtener una potencia conjunta de 963 CV y 700 Nm.

De esta manera se obtienen unas prestaciones impresionantes, haciendo el 0 a 100 km/h en menos de 3 segundos y una velocidad máxima por encima de los 350 km/h. La aerodinámica activa o los discos carbocerámicos son otras de las virtudes de este ejemplar casi de competición. Se fabricaron 499 unidades, aunque recientemente salieron otras 209 de su variante descapotable, el Ferrari LaFerrari Aperta


Otras noticias