Mercado motor
alt-text     alt-text     alt-text   
  

Oscar - Mercado Motor - 12/07/2018 -

Algunos descapotables asequibles que merece la pena considerar

alt-text

Llega el verano, el sol, las altas temperaturas y para los amantes del mundo del motor, pocas sensaciones se pueden equiparar a una conducción a cielo abierto. El viento azotando el cabello, los rayos del sol dorando la piel y todos los sentidos puestos en una conducción amplificada gracias al hecho de no tener un techo sobre la cabeza. Todo el mundo en algún momento de su vida se ha planteado tener un descapotable. Si es tu situación actual, te planteamos algunas opciones asequibles e interesantes en el mercado de segunda mano. Cinco coches que anteponen el placer de conducir a todo lo demás.

BMW Z4 / Z3

 

 

Los ‘zetas’ de BMW siempre han sido de los más míticos entre los descapotables biplazas. El BMW Z4 (E85) fue el recambio del Z3 y llegó en 2002 para sorprender por su comportamiento dinámico. Aunque después hubo una segunda generación y dentro de poco saldrá la siguiente, nos vamos a centrar en la primera, de la que se pueden encontrar buenas unidades en el mercado de ocasión.

Se comercializó con motores de cuatro y seis cilindros, siendo estos últimos los más recomendables por prestaciones y sonido. La fiabilidad siempre ha sido uno de sus puntos fuertes. Para los que tengan un presupuesto algo menor, siempre se puede optar por el anterior Z3, con un diseño arrebatador. Para los que puedan gastar más, pueden aventurarse con las variantes deportivas M, muy cotizadas a día de hoy.

Porsche Boxster

Otro de los míticos es el Porsche Boxster, el roadster pequeño de la marca de Stuttgart que veía la luz en 1996. En este caso adoptaba una configuración con motor central-trasero y esa mecánica bóxer que caracteriza al fabricante. En sus inicios se montaba un seis cilindros de 2.5 litros, pero posteriormente aumentó su cilindrada en las variantes deportivas ‘S’ y con los cambios generacionales. En el más reciente se volvió a los cuatro cilindros turbo.

Pero al principio del artículo hemos hablado de opciones asequibles y para eso hay que irse a la primera generación (Tipo 986). Será algo más caro que otros rivales de la lista, pero a cambio se cuenta con más distinción y exclusividad. Todavía es posible encontrar algunas unidades en buen estado y con un precio en torno a los 10.000 euros.

Mazda MX-5

Si se habla de descapotables es imposible obviar al Mazda MX-5. Se trata del cabrio por excelencia, del modelo sin techo más vendido en el mundo y por lo tanto, una opción a barajar. Hay que empezar diciendo que cuenta con cuatro generaciones a sus espaldas, todas con motor delantero-tracción trasera, motor de cuatro cilindros y un peso muy reducido. Eso lo convierte en una opción muy divertida y con gustos para todos los colores.

Los más puristas podrían optar por un MX-5 de primera generación (NA), cuyo precio cotiza al alza por la revalorización. Más asequible es la segunda generación (NB), del que no es difícil encontrar unidades con precios cercanos a los 5.000 euros. Si el presupuesto es algo mayor y gusta el diseño más reciente de la tercera generación (NC), también es una apuesta segura. Dejamos fuera la cuarta generación (ND) por el precio.

Mercedes SLK

El Mercedes SLK salía al mercado en 1996 como un rival para los ‘zetas’ de BMW. Como distinción principal del resto de destacapotables, están su techo rígido retráctil en vez de la tradicional capota de lona. En este caso también se optaba por un motor delantero (de cuatro o seis cilindros) y la tracción trasera, factores que en una carrocería de batalla corta suponen unas buenas sensaciones al volante.

Si echamos la vista atrás a la primera generación (R170) encontraremos un diseño más clásico y unidades bastante baratas que rondan los 5.000 euros. Si se quiere algo más actualizado siempre se puede ir a por la segunda generación (R171), con líneas más actuales (como en la imagen superior) y un precio más cercano a los 10.000 euros.

Audi TT Roadster

Terminamos la lista con otro de los míticos, el Audi TT Roadster. Este ejemplar aparece en el año 1998 como coupé 2+2 aunque rápidamente le acompaña la carrocería descapotable biplaza. En este caso también se monta el motor en posición delantera y la tracción va también al eje delantero, a excepción de las variantes más potentes con tracción quattro. En la actualidad vamos ya por la tercera generación del modelo.

Personalmente nos quedamos con la primera (Typ 8N) que se comercializó con el motor 1.8T con potencias desde los 150 hasta los 225 CV. Estos ejemplares pueden rondar los 7.000 euros, mientras que la factura se eleva en el caso de encontrar un 3.2 quattro con motor VR6. La segunda generación se actualizó tanto en diseño como con las motorizaciones (1.8 TFSI y 2.0 TFSI), cuyo precio ronda los 12.000 euros.


Otras noticias