Mercado motor
alt-text     alt-text     alt-text   
  

Oscar - Mercado Motor - 15/05/2018 -

Algunos Volkswagen y SEAT podrían presentar problemas en los cinturones traseros

alt-text

Recientemente se ha reportado que los Volkswagen Polo, SEAT Arona y SEAT Ibiza presentan un problema que podría afectar a la seguridad de sus usuarios. La publicación finlandesa Tekniikan Maailma descubrió en una de sus pruebas con el Arona que el cinturón de seguridad de la plaza izquierda de la segunda fila se desabrochaba cuando viajaban cinco personas y se realizaba una maniobra brusca, como una fuerte esquiva.

 

Este problema fue estudiado y se descubrió que estaba presente en los vehículos que usan la plataforma MQB-A0, extendiéndose por tanto a los Ibiza y Polo. Al parecer no se trata de un fallo de fabricación, sino más bien del esquema de dichos cinturones. Cuando todas las plazas están ocupadas y sus cinturones abrochados, la hebilla de la plaza central queda algo por encima de la de la plaza izquierda y ante un movimiento brusco puede accionar el botón y desabrochar ese cinturón.

 

Por lo tanto el problema de seguridad no ocurriría en el caso de utilizarse las dos plazas traseras de los laterales, solamente cuando hay un quinto a bordo y su cinturón puede entrar en contacto con el del pasajero de la izquierda. Ante este descubrimiento, Volkswagen y SEAT han recomendado que los propietarios de estos coches no utilicen la plaza central hasta que encuentren una solución al problema, algo que pasará dentro de poco.

El Grupo Volkswagen ya está trabajando para solucionarlo en los vehículos de futura producción con un rediseño de los cinturones de seguridad de las plazas traseras. Para los que ya han salido de fábrica se espera una llamada a revisión próximamente. Al parecer el número de vehículos afectados asciende a unas 400.000 unidades, pudiendo afectar a unos 220.000 Volkswagen Polo de última generación y a unos 191.000 SEAT entre Ibiza y Arona.

Fuente: Grupo Volkswagen / Autocar


Otras noticias