Mercado motor
alt-text     alt-text     alt-text   
  

Oscar - Mercado Motor - 10/07/2017 -

Las tres actuaciones en vías convencionales que podrían salvar vidas

alt-text

La patronal de constructoras (Seopan) y la Asociación Española de Carretera (AEC) tienen una solución a los accidentes de tráfico que podría salvar, según sus cuentas, nada menos que 69 vidas y 212 heridos. Obviamente, sus medidas incluyen trabajo para ellos, pues reclaman inversiones millonarias en carreteras.

 

Es cierto que la crisis económica ha dejado muy atrás el mantenimiento de las vías. Después de aumentar muchísimo el número de kilómetros en los primeros años del Siglo XXI, la crisis económica hizo apretarse el cinturón y las carreteras empezaron a acusar dolencias, sobre todo en la conservación del firme. El mantenimiento requeriría nada menos que una inversión de 6.600 millones de euros en el conjunto del Estado.

 

Esto, unido al aumento del volumen del tráfico cuando la crisis empezó a remitir hizo que la reducción del número de accidentes se estancase en 2015, cuando se se registraron un total de 31.538 siniestros con víctimas, con un total de 1.126 fallecidos. Ocho de cada diez muertes se produjeron en vías convencionales, de ahí que Seopan y la AEC incidan, según cuenta su informe Seguridad en carreteras convencionales: un reto prioritario de cara al 2020, en las mejoras de esas vías (tal y como apuntan también los cambios que propone la DGT).

Las patronales de las constructoras proponen actuar en 73 tramos de vías convencionales (de 35 carreteras, 29 autonómicas y 6 estatales) con el índice de peligrosidad y tráfico más elevados para compensar los errores humanos que se pueden producir en los mismos. Supondría una inversión de 730 millones en 1.121 kilómetros. Se actuaría en 11 Comunidades Autónomas, con Valencia liderando las inversiones (más de 186 millones de euros), seguida de Galicia, con algo más de 149 millones y Andalucía, con unos 145.

Tres tipos de actuaciones según el problema

  • 19 tramos de carretera con elevada accidentalidad por salida de vía: La solución ideada son carreteras que perdonen errores humanos durante la conducción, delimitando márgenes, mejorando la la adherencia del pavimento, suavizando las pendientes de los taludes laterales y eliminando obstáculos laterales en los bordes de la calzada.
  • 42 tramos de vía de especial peligrosidad: Proponen mejoras de bajo coste (instalación de bandas sonoras, limitación de adelantamientos o señalización inteligente en cruces peligrosos) y otras de mayor calado como circunvalaciones para reducir hasta un 25% los accidentes con víctimas.
  • 12 tramos de vía con accidentalidad por impacto frontal y fronto-lateral: Plantean implantar carreteras 2+1, desarrolladas con éxito en Alemania, Finlandia y Suecia, para mejorar los adelantamientos a vehículos pesados y reducir los choques frontales.

Esta última sería una medida continua y, las dos primeras, medidas puntuales. En el trabajo se estima, además, que los accidentes en la red convencional tienen un coste de 2.120 millones de euros anuales para el conjunto de la sociedad y que estas medidas ahorrarían 144 millones solo en gasto sanitario.

¿Y cuánto costaría que estas medidas se extendiensen a los 32.800 km de red convencional? Pues el informe ha hecho el cálculo: haría falta una inversión de 1.819 millones y permitiría reducir el número de fallecidos en 337 y 1.034 heridos graves cada tres años, según concluye el informe Seguridad en carreteras convencionales: un reto prioritario de cara al 2020.

Fuentes: AEC, Seopan


Otras noticias